Xocle. Chocolates y buenos deseos

Xocle Chocolate y Buenos Deseos Metepec

Xocle no es solo un negocio que vende chocolates, es toda una filosofía que va más allá del producto, es un sueño y una manera congruente de hacer un negocio. Platicamos con Enoc, el precursor de esta idea.

DM ¿Por qué una chocolatería en Metepec?
Enoc: Todo inició porque, te va a sonar medio hippie todo esto (risas); más allá de mi interés por el ingrediente, el chocolate, creo que actualmente hay mucho canibalismo comercial donde el menos favorecido es el consumidor, es muy notorio que la gente pone un negocio con el objetivo de hacer dinero, no precisamente acercar un buen producto, y que el dinero o las utilidades lleguen como una consecuencia de un producto bien hecho. Por eso a mi me inspiró mucho el chocolate para realizar esto y no se si ven que en nuestra marca, Xocle, “Chocolate y buenos deseos” y es esta frase la que creo que debe contener todo negocio. Es un producto bien hecho, que va a ser disfrutado, que va a crear una red de clientes satisfechos y me pareció que el chocolate era el vínculo para lograr eso. Si lo analizas, detrás del chocolate siempre hay una intención, que sea un regalo, un deseo de que alguien disfrute, un buen deseo y eso es lo que me latió de este ingrediente. Mi intención con esto era poder controlar mucha parte del proceso, desde el origen de cómo se hace, dónde se hace y al final con qué acompaño este producto hacia el consumidor.

Por ejemplo, mi local tiene esa visión congruente y ecológica, la luz que empleamos la obtenemos con celdas solares, durante el año recolectamos agua de lluvia que no empleamos directamente en el producto pero sí en algunos procesos de limpieza del local, sembramos y cosechamos algunos de nuestros ingredientes, en fin, la idea era ser autosestentables en la mayor medida. Yo considero que una misión muy importante de cualquier emprendedor es que contribuyo y no solo consuma.

Digamos que desde ahí están presentes los buenos deseos, por ejemplo en los ingredientes, el chocolate es algo ya escaso como ingrediente, se utilizan muchos sustitutos, muchos aditivos, grasas vegetales, colorantes
saborizantes procesados que al final se venden como chocolate pero han dejado de serlo.

Xocle Chocolate y Buenos Deseos Metepec¿Cuándo comenzaste este proyecto?

Las primeras ideas en las que imaginé al chocolate como un vehículo fue en 2011, cuando aterricé eso me propuse elaborar recetas propias, sin imitar a otros y proponiendo nuevas recetas. Ese fue el siguiente paso. En un lapso de dos año más estuve tomando cursos mientras trabajaba en una empresa diferente a este ramo y en ese periodo “cuajaron” algunas recetas.
Un año más en lo que adaptamos el local y podríamos decir que llevamos dos años ya instalados aquí.

¿Cómo has visto la aceptación de tu producto aquí en Metepec?

La gente ha aceptado muy bien el producto, ha empezado a notar la diferencia entre un chocolate “real” y lo ha abrazado bien. El crecimiento, podría decirte, que es mío, que me he consolidado yo mucho más como individuo, desde luego aprendiendo y por el hecho de que mi formación académica no fue gastronómica, yo trabajaba en una industria transnacional y dista mucho de los retos a los que me he enfrentado con este proyecto, desde que recibo el chocolate “virgen” hasta que veo las caras de mis clientes.

Xocle Chocolate y Buenos Deseos Metepec¿Cómo puede una persona diferenciar un buen chocolate de un producto que te venden como chocolate?

El indicador más palpable este “chocolate” deja o no residuos en tu paladar. En el momento en que diste esa mordida y no sentiste que se disuelve solo en tu boca, si sientes algún resíduo es un indicador de que hay alguna grasa vegetal que no es la manteca del propio cacao. Y luego está la velocidad con la que se disolvió en tu boca. Si es lento quiere decir que hay adición de azúcar, por ejemplo en Xocle no agregamos azúcar a nuestros productos en el proceso de produción. Por ejemplo, si vamos a partir de un chocolate semi-amargo, que contiene 56% de cacao, el 44% restante es una mezcal de manteca de cacao y azúcar, es decir, cuando lo procesamos aquí no le adicionamos más azúcar. Eso te permite que se disuelva rápido y sin dejar prácticamente residuos.
Después de este proceso de comerlo, debe permanecer este sabor de cacao unos minutos, te deja una especie de memoria. entre más amargo más tiempo queda esta permanencia del cacao, puede ser hasta unos 40 minutos.

Xocle Chocolate y Buenos Deseos Metepec¿Cuántos tipos de cacao hay?

Te los voy a decir incluso en el orden (y en lo caro) que es cada uno:
El chocolate blanco: El buen chocolate blanco que es manteca de cacao, es lo más caro y prácticamente no lo vas a ver en el mercado.
Después podríamos situar al chocolate con leche. para ser considerado chocolate con leche debe tener al menos 30% de cacao, el porcentaje restante incluye lácteos y desde luego manteca de cacao y azúcar.
Luego viene el amargo, nosotros por ejemplo utilizamos 72% de cacao, aunque he visto hasta con 80% de cacao.
El semi-amargo, que contiene 56% de cacao. A partir de estos cuatro básicos se pueden ir elaborando más mezclas y recetas diferentes, con los ingredientes que nos inspiren.

¿Cuáles son las recetas que más te piden o las que han tenido más éxito?

Hay algunas que tienen cierta temporalidad, pero digamos que uno de los básicos, con los que comenzó Xocle es uno de infusión de flores, desde luego receta propia y uno de licor de lavanda, que lo hacemos con lavanda que sembramos aquí mismo. Estos dos son los precursores de Xocle, pero luego vienen por ejemplo el de limón, procuro elaborar recetas mexicanas y este he visto que gusta mucho a la gente, también el de jamaica, ambos tienen su base en chocolate blanco. Recientemente sacamos uno de tequila con chile para las fiestas patrias. Ahora que viene invierno la gente empieza a preguntar mucho por el de rompope, de coco, etc.

Nuestra manera de elaborar los chocolates se basa en darle sabor por medio de infusión, donde absorbe principalmente olores (el de flores se elabora así, también el de jamaica). Luego por medio de licores, como el de licor de lavanda, el de tequila, también hemos hecho de whisky, de cognac, etc. Una tercera fría de proporcionarle sabor es con el ingrediente directo, como puede ser el de coco, arándano, cacahuate, etc.

Sabemos que no solo produces chocolates sino también repostería.

Creo que van un poco de la mano y si ya estaba elaborando chocolates con esta filosofía, la repostería compartía estas bases, es decir me di cuenta que el mercado estaba plagado de sustitutos, que los sabores de antaño se han perdido y fue muy natural aplicarlo a galletas, profiteroles, brownies, ya que muchas de estas recetas tienen su base en un buen chocolate.

¿Cuál crees que es el siguiente paso de Xocle?

La misión básica era tener la certeza de que estamos haciendo algo que le gusta a la gente, creo que eso se está logrando de manera local. Un siguiente paso es llevarlo a otras partes de la República y ello nos plantea algunos desafíos como el empaque, por ejemplo. Debemos trabajar un poco más en la imagen, tenemos ya una clientela recurrente, del día a día y desde luego queremos crecerla. Queremos consolidar la marca y ya trabajamos con algunas cafeterías locales a quienes proporcionamos tartas, pasteles, brownies, galletas. Nos importa mucho el tema del comercio local, de las sinergías entre negocios y el consumo de productos “frescos”, recién hechos. Por ejemplo nosotros, además de sembrar varios de nuestros ingredientes compramos huevos criollos a productores locales, mantequilla pura, etc. Este aspecto de comercio local me parece que no está agotado y quisiéramos ampliarlo.
Destacaría que Xocle va más allá de hacer y vender chocolates, que pongamos atención a lo que consumimos, ver hasta dónde es sostenible una industria, que en función de encontrar un producto barato, digamos que proviene de China, qué es lo que implica que sea barato, qué es lo que estamos consumiendo, procesos que quizá afectan a nuestro medio.

Que apoyemos al comercio local, que en países como Alemania, este es un modelo que ha impulsado y sustentado muchos negocios. Que consumir productos locales nos permite depender cada vez menos de productos “sustitutos” que quizá no tienen una calidad y que no se preocupan por los consumidores

Y de esta manera dejamos esta pequeña casa, que curiosamente se sitúa en la calle de Los Buenos Deseos y que como nos ha explicado Enoc, busca ofrecer productos frescos, nobles, locales elaborados de la misma manera. En ella encontramos la calidez de productos honestos, además de deliciosos y que nos dejan un buen sabor de boca, no solo de manera literal, sino por su filosofía. Visítalos y haznos saber tu opinión.

Xocle, chocolate y buenos deseos
Calle de los Buenos Deseos
Metepec, Estado de México

Deja tu opinión

comentarios