Por qué debes visitar Metepec

Cuando hacemos mención del Estado de México, posiblemente lo primero que viene a nuestra mente es la inmensa  cantidad de tráfico vehicular que invade sus calles así como el ritmo de vida acelerado y estresante de quienes radican en esta región, y si bien para mucho este puede ser un estilo de vida difícil de llevar, para las más de 17 millones de personas que lo habitan es algo fascinante y normal.

Sin embargo ¿Qué pasaría si te dijéramos que inclusive en este espacio, puede tener acceso al placer y la tranquilidad que sólo un pueblo mágico te puede brindar? Pues déjanos darte de la buena noticia de que no necesitas desplazarte hacia otro punto de la república y reservar en lujosos hoteles, ya que dentro del Valle de Toluca encontrarás un poblado tan hermoso y pintoresco que no querrás salir de él, hablamos nada más y nada menos que de Metepec.

¿Qué hay en Metepec?

Perteneciente de la zona metropolitana de la capital del Estado de MéxicoMetepec es un espacio encantador que pese al paso de los años y a la mancha urbana que ha comenzado a rozar en su periferia aún conserva ese toque rural que lo hace especial, y por supuesto, muchas de sus tradiciones han permanecido intactas hasta nuestros días.

Dentro de este místico pueblito hay muchas cosas por apreciar además de actividades que hace, por ello, a continuación te enlistaremos algunos de los puntos que no te puedes perder en tan enigmático espacio:

Visita el Ex Convento y la Parroquia de San Juan Bautista.

Sin lugar a dudas uno de los lugares más emblemático de la región, ya que es el estandarte de la fe que muchos de los habitantes de Metepec profesan, a la par de que su valor histórico le añade un gran significado para la región en general.

Se ha especulado que su construcción data de mediados del siglo XIV, y desde esta parroquia partían los evangelizadores de la Nueva España para impartir la doctrina los habitantes de los poblados aledaños.

Hasta hoy día, dentro del claustro se conservan muchas pinturas y decorados sobre los muros, las bóvedas, columnas y arcos que han sobrevivido al paso de los años para darnos muestra de su magnificencia en sus años prolíficos.

La Iglesia del Calvario.

Este es otro de los lugares que no bebe quedar fuera de tu itinerario, puesto que esta es otra de las iglesias más frecuentadas por los habitantes de la región, y si estás interesado en empaparte un poco más sobre las costumbres y  tradiciones de Metepec, entonces es un punto obligatorio.

Esta edificación religiosa se encuentra ubicada en el Cerro de los Magueyes, justo por encima de lo que en sus tiempos fueron los auditorios de los asentamientos indígenas, y dentro de los aspectos que vale la pena apreciar destacan las líneas de estilo neoclásico que adornar sus fachadas así como el imponente panorama que se erige sobre Metepec.

Aprecia el Nacimiento Monumental en las escalinatas del Calvario.

Desde hace aproximadamente 6 años, durante las fiestas decembrinas, la Iglesia del Calvario ha sido el escenario  de uno de los nacimientos más grandes y representativos del Estado de México, al que los pobladores han bautizado como el Nacimiento Monumental.

Esta representación en tamaño real generalmente es colocada a lo largo de las escalinatas que van hacia la entrada de la iglesia, y desde su origen, año con año cientos de personas de otras partes del país se dan cita en este lugar para contemplar la peculiar puesta de esta tradicional usanza mexicana.

Goza de la tradición Alfarera en esta región.

Si por algo se caracteriza Metepec, es por su ancestral tradición en el trabajo artesanal del barro, cuya práctica data desde la época precolombina y que incluso a la llegada de los españoles, permaneció firme y se adaptó a los usos y costumbres traídos desde el viejo continente, y para prueba de ello los famosos Árboles de la Vida.

Si deseas adquirir alguno de los trabajos únicos hechos por los artesanos oriundos de Metepec, te recomendamos darte una darte una vuelta por el Mercado de Artesanías o por las plazas principales, ahí encontrarás una variedad impresionante de figurillas, utensilios de cocina y adornos que te dejarán fascinado.

Los Árboles de la Vida.

Y ya entrados en la tradición alfarera, déjanos hablarte un poco más a fondo sobre los internacionalmente conocidos Árboles de la Vida, esculturas hechas de barro que representan la creación de la vida según las creencias del catolicismo. Con meticulosos detalles y hermosos colores, cada uno de los artesanos que trabajan en estas obras le impregnan su propio sello, haciendo de sus creaciones una expresión invaluable.

Regularmente el estándar de tamaño de cada una de estas piezas es de entre 25 y 60 centímetros, pero existen obras que pueden tener dimensiones espectaculares y cuya elaboración puede tardar hasta 3 años.

Y como los aspectos que acabamos de abordar, Metepec tiene un sin fin de espacios y expresiones culturales que ofrecer a sus visitantes, así que no lo dudes y reserva tu hotel en este lugar.   

Deja tu opinión

comentarios