Por qué el vino te da dolor de cabeza: y cómo evitarlo

Vinos: Como evitar la cruda - Resaca

Además de beber demasiado, podría haber una razón real para ese dolor cerebral asociado a la cruda.

Pregunta a cualquier experto la mejor manera de evitar un dolor de cabeza después de una noche de vino y simplemente te dirá que no tomes, pero resulta que podría haber una razón legítima para ese dolor de cabeza.

Si te es muy familiar esa sensación de cabeza comenzando a querer reventar y que estás desesperado por un vaso de agua, podrías ser víctima de algunos de los factores responsables principales del vino.

Algunos creen que los dolores de cabeza después de ingerir vino son causados por los sulfitos, pero este mito ha sido desmentido por expertos. En cambio, deberíamos estar señalando a los taninos, las histaminas y el azúcar, según Vinepair.

Los taninos son antioxidantes que se encuentran de manera natural en la cáscara de la uva, las semillas y los tallos, y también responsables de la sensación de la boca reseca después de una buena tanda de vino.

Para la mayoría, los taninos no tendrán ningún efecto, pero para algunos podrían ser la causa de una pesadez de cabeza.

Otro responsable es el azúcar. Cuando se mezcla con alcohol, el cuerpo requiere una gran cantidad de agua para poder procesar la combinación de sustancias, por lo que si no te mantienes hidratado, es probable que sufras de una sensación desagradable.

El tercer culpable son las histaminas; Un producto químico que se libera cuando tienes una reacción alérgica. Según Vinepair, los estudios han revelado que ciertos alimentos y bebidas envejecidos, tales como vinos añejos, pueden hacer que nuestros cuerpos liberen histaminas y sufras de síntomas alérgicos como ojos secos y un gran dolor de cabeza.

Así que, aparte de abstenerte de la bebida, ¿cómo podemos evitar dolores de cabeza por el vino?

Un experto dice que beber dos tazas de café fuerte previamente ayuda. El Dr. Seymour Diamond, de la National Headache Foundation, dijo al Chicago Tribune que la cafeína contrae los vasos sanguíneos y, a su vez, alivia los efectos desagradables del vino.

También se sugiere tomar un antihistamínico antes de una noche pesada para inhibir los posibles efectos alérgicos.

El más obvio y recurrido, por supuesto, es beber más lentamente y tomar un vaso de agua por cada vaso de vino.

Sorprendentemente, el tipo de vino que elija marcará una diferencia también – los vinos secos son bajos en azúcar por lo que son menos propensos a dar dolor de cabeza, mientras que el postre y los vinos tintos deben consumirse con moderación, especialmente si eres sensible a los taninos.

Del texto en inglés de Sarah Young

Deja tu opinión

comentarios